Surge un nuevo “síndrome” en maestros y maestras.

Termina Agosto y con el nuestras tan merecidas y (esperamos) disfrutadas vacaciones.

Desde hace unos días, inevitablemente todos pensamos y contamos cuánto queda para que llegue Septiembre. La frase más repetida comienza a ser… ¡Qué poco nos queda!

Es cierto que en nuestras conversaciones siempre hablamos más de la depresión post-vacacional que de la ilusión, pero yo quiero centrarme hoy en esto último.

¿Qué tal si inauguramos el síndrome del Maestr@ Ilusionad@?

Te explico en qué consiste…

El/La Maestr@ Ilusionad@ no olvida los malos momentos del curso pasado, pero sólo los recuerda para intentar mejorarlo este nuevo año.

La Maestr@ Ilusionad@ no se para a pensar en los desencuentros que tendrá con el nuevo grupo de madres y padres… piensa en la cara de ilusión de su nuevo grupo de alumnos.

El Maestr@ Ilusionad@ no se PREocupa de las programaciones que tendrá que entregar, sino que sueña e idea nuevos proyectos con los que hacer aprender y disfrutar a sus alumnos.

La Maestr@ Ilusionad@ tiene gana de volver a ver a sus compañeros.

El Maestr@ Ilusionad@ ya está pensando en qué va a innovar este curso.

La Maestr@ Ilusionad@ cierra los ojos y ya ve su clase totalmente decorada y renovada.

El Maestr@ Ilusionad@, no es que quiera que terminen sus vacaciones ¡Ni mucho menos!… Simplemente ama lo que hace, y por esta razón, pensar en volver al aula, inevitablemente hace que sienta esa nueva ilusión propia de los niños, porque en realidad, cada día que pasa, está más cerca de volver a convertirse en el niño que lleva dentro.

¡Aviso a navegantes!
El Síndrome del Maestr@ Ilusionad@ lamentablemente no se contagia con facilidad… a veces cuesta bastante que otros vivan esta misma “enfermedad”. ¡Pero no todo está perdido! Cuéntale a tus compañer@s de profesión tus nuevos proyectos e ideas, quizás con suerte, este virus les llegue y puedan encontrar dentro de sí mismos, esa pasión con la que empezaron en este mágico mundo de la educación.

En cuanto a los posibles efectos secundarios… ¡Puedes encontrarlos! Ten cuidado porque si te dejas llevar, puedes pasar horas y horas ensimismado pensando en tus nuevas ideas, puede que incluso en el ordenador buscando nuevos recursos. La peor situación es cuando de tantas y tantas ideas, algunas de las buenas se quedan en el olvido y no llegan a ver la luz. Por eso te traemos este regalo:

“La hoja molona de mis grandes ideas”

Hojaparagrandesideas.jpg

Descárgala en el enlace del título

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s