¿Cómo programo yo en Ed. Primaria? – Andalucía

Hola a tod@s,

Como lo prometido es deuda, os traigo esta entrada en la que os explicaré un poco mi “flujo de trabajo” a la hora de programar mis UDIs en Ed. Primaria. El método es totalmente válido para la ESO, con pequeñas variaciones.

Aunque yo lo explicaré basándome en el Currículo de Andalucía, con ciertas modificaciones atendiendo a la legislación de cada lugar, puede valer también para otras comunidades autónomas.

He de decir que este es mi método de trabajo, personal y que ha surgido a lo largo de ir modificándolo a lo largo de los años. No lo expongo como “el método” ni puedo asegurar que sea exportable a otros compañeros o para oposiciones, eso tendrá que valorarlo cada cual.

A modo de resumen, podría decirse que los pasos que sigo son:

  1. Parto del “Desarrollo curricular” de la legislación
  2. Con mis compañeros, secuenciamos el currículo del ciclo por cursos (En Andalucía nos lo siguen dando por ciclos).
  3. Reparto lo que voy a trabajar a lo largo de todas las UDIs del curso (Temporalización)
  4. Parto de los indicadores de evaluación, que “arrastran” criterios, objetivos, contenidos y competencias.
  5. Concreto el nivel que voy a pedir en cada indicador en cada UDI
  6. Creo el marco, temática o ABP que voy a trabajar en cada UDI.
  7. En el caso de un ABP, repito el proceso con todas las áreas que vaya a incluir dentro del mismo proyecto.
  8. Creo las actividades y programo las sesiones, teniendo en cuenta la evaluación.

Pero para verlo todo mejor, vayamos por partes.

1. Partimos de la legislación.

He de decir que no parto del libro de texto para hacer mi programación, ni de las programaciones de la editorial en cuestión, aunque a veces pueda utilizarlas como recurso, para extraer algunas actividades u obtener algunas ideas. Para crear mis propias UDIs, lo primero que hago es trabajar con la normativa directamente. En Andalucía, tenemos esta web en la que podemos descargar tanto los decretos como las órdenes para Educación Primaria. Puedes acceder haciendo clic en la imagen.

1

Cada comunidad autónoma ha concretado y redactado el currículo de Ed. Primaria de una manera diferente, lo que dificulta que los formatos sean exportables de un lugar a otro de España. No obstante, los elementos del currículo siguen siendo los mismos con pequeñas variaciones. En algunos lugares se incluyen indicadores de logro para concretar los criterios de evaluación y en otros sólo los estándares.

Según mi criterio (y es sólo mi criterio personal) podríamos considerar como iguales (con muchos matices sí, pero para organizarnos) los indicadores o estándares de una y otra comunidad en cuanto a nivel de concreción de los criterios de evaluación.

A mi personalmente, me gusta mucho la manera de organizar y presentar los elementos del currículo de la normativa andaluza, por lo que utilizo la misma tabla. De esta manera, tenemos relacionados todos los elementos partiendo del Criterio de Evaluación y nos quedaría una tabla parecida a esta:

1

Podríamos decir que un criterio de evaluación nos quedaría ya relacionado con sus orientaciones metodológicas, sus objetivos del área para la etapa, sus indicadores, competencias, contenidos y estándares de aprendizaje.

Por lo que al elejir un criterio para una unidad, ya estamos “preseleccionando” el resto de elementos del currículo.

2. Concretamos por cursos.

En el caso de Andalucía, nos presentan el desarrollo curricular de educación primaria por ciclos, por lo tanto, es necesario concretar qué nivel, contenidos etc.. vamos a trabjar y evaluar en cada curso.

A raíz de un curso que hice con Jesús María Rivero Quintero, nos dio la idea de, dejando la tabla con todo los contenidos del ciclo, utilizar un color para cada curso. Por lo tanto, en nuestro caso, hemos señalado de un color lo que se trabajará en los dos niveles del cico, de otro lo que sólo se trabajará en el primer nivel y de otro color lo que sólo se trabajará en el segundo nivel.

En el caso de las comunidades que ofrezcan el curriculo ya secuenciado en cursos no es necesario este trabajo, pero en aquellas que lo tenemos por ciclos es fundamental. Mi recomendación es que se haga un trabajo de equipo, en el que se reflexione y decida a conciencia qué dejar para cada curso.

Si no hacemos este paso previo, nos pasará como con las editoriales, que encontramos multitud de contenidos repetidos cada curso, ampliando sólo un poco el nivel de profundiad con el que se abordan. Mi criterio en este sentido, es que prefiero separar los contenidos por cursos, de manera que queden menos contenidos a trabajar en el curso, y por lo tanto puedan tratarse en profundidad.

Un ejemplo, si los alumnos de 3ºEP han trabajado en profundidad los animales, quizás puedan dedicarse en 4ºEP a trabajar en profundidad las plantas. Así no tienen por que trabajar ambos contendidos en los dos cursos y siempre de manera superficial por falta de tiempo.

Conociendo la etapa de primaria en su conjunto, podemos tener la tranquilidad de que en el siguiente ciclo vovlerán a aparecer los mismos contenidos, por lo que no debemos temer por el hecho de que en un curso no trabajen algunos de ellos que ya han trabajado en el anterior y volverán a hacerlo en el siguiente.

De esta manera, ya estamos comenzando a adecuar el currículo a las necesidades de nuestro centro, de nuestros alumnos y a los nuestros propios como docentes. Si siempre nos quejamso de la organización del sistema educativo, hagamos uso de los mecanismos que tenemos a nuestro alcance para personalizarlo lo máximo posible. Mientras sigamos queriendo tratar todo en todos los cursos, nunca tendremos el tiempo suficiente para introducir otro tipo de metodologías que nos requieren mayor tiempo, para poder profundizar en los contenidos realmente.

3. Temporalización en UDIs.

IMG_8195Una vez llegados a este punto, nos encontramos con que ya sabemos concretamente qué queremos trabajar y evaluar en nuestro curso en concreto.

Ahora, en mi caso, es cuando llega el momento de repartir a lo largo del curso lo que quiero trabajar en UDIs.

Mi método es a través de Post-it y bastante visual. Coloco en la pared de mi lugar de trabajo un Post-it por cada unidad didáctica, y voy colocando los indicadores que quiero trabajar, intentando buscar para cada una una unidad temática que lo englobe.

De esta manera, consigo varias cosas:
1- Como decía en el punto 1 todos los elementos están relacionados, por lo que al seleccionar un indicador, estoy “arrastrando” su criterio correspondiente, objetivos, contenidos, competencias y estándares.
2- Me aseguro que a lo largo del curso, estén trabajados todos los elementos mínimos que establece el currículo.

Como los Post-it son volátiles y cuando cambio de área necesito volver a despejar la pared, esto lo paso a una tabla en la que señalo indicadores y contenidos para cada unidad. Parece muy engorroso, y al principio lo es, pero cuando te acostumbras se hace rápido.

¿Por qué lo hago así? Primero porque me facilita mucho elaborar después las UDIs, segundo porque me ayuda de manera visual, a ver la carga de contenidos e indicadores que va a tener cada UDI para que el reparto sea equilibrado.

Ejemplo de tabla de contenidos:

1
En este caso son los contenidos de matemáticas de 1ºEP en Andalucía. Las columnas con números hacen referencia a las UDI´s, y las que están coloreadas son aquellas en las que las voy a trabajar.

Ejemplo de tabla de indicadores:

2
La tabla funciona igual que la anterior, pero en este caso son los indicadores que voy a evaluar. Entre paréntesis aparecen las competencias clave.

Primero selecciono los indicadores, después, en relación a ellos, los contenidos. Como cada indicador tiene asociado varios contenidos, hay veces que se evalúa el indicador en más de una UDI, trabjando contenidos diferentes (normalmente, voy añadiendo de manera acumulativa a medida que avanza el curso).

En áreas instrumentales, hay contenidos e indicadores que trabajo en todas las UDIs. En este ejemplo, no puedo trabajar la numeración o el cálculo sólo en una o dos unidades, sino que es algo que se mantiene durante todo el curso.

4. Concreto el nivel que voy a pedir en cada UDI.

Una vez que tenemos lo anterior, ya empiezo a trabajar por cada unidad individualmente. De esta manera, y haciendo uso de los estándares de aprendizaje que son mucho más concretos, voy especificando qué nivel voy a trabajar y evaluar.

Un ejemplo, a la hora de leer y escribir números, no trabajo todos los números al mismo tiempo. Empezaré por trabajar la primera decena (0-9), después ampliaré al concepto de decena, y así iré aumentando el nivel progresivamente en cada unidad.

De esta manera, concreto lo que voy a evaluar y lo especifico así en mi UDI:

1

5. Creo el marco temático de la UDI o ABP

Llegados a este punto, tengo una imagen clara de lo que voy a trabajar y evaluar en mi unidad, por lo que puedo crear la temática que guiará a los alumnos a través de la unidad haciendo que sea lo más motivadora e interesante posible.

En caso de trabajar por proyectos, todos los pasos anteriores los habría hecho incluyendo todas las áreas que engloba el proyecto.

Un ejemplo:

En el segundo ciclo, realizamos el ABP sobre la prehistoria. Tras revisar qué elementos del currículo voy incluir y qué áreas van a participar, añadí indicadores de Ciencias Sociales (relativos al paso del tiempo, las etapas de la historia y la prehistoria en concreto) de matemáticas (relativos a los números romanos, unidades de medida del tiempo, cálculo, resolución de problemas) y de lengua castellana (relacionados con la expresión oral y escrita, comprensión oral y escrita, búsqueda de información, elementos de la comunicación, etc).

Una vez tenía claro lo que iba a trabajar, diseñé el ABP en función a los intereses mostrados por los alumnos en clase y a los elementos del currículo que quería trabajar.

6.Diseño las actividades.

Es cierto que hay ocasiones en que lo primero que se nos viene a la cabeza (o encontramos en Internet) son las actividades. Pero intento no partir de ellas, pues a veces no se relaciona con el currículo propio del curso, o me limitará mucho la UDI a esa actividad y será difícil relacionarla con el resto.

Una vez que tengo claro qué voy a trabajar (contenidos) y qué voy a evaluar (indicadores) diseño las actividades que me permitan, a partir de la temática de la UDI, trabajar en profundidad y con una variedad suficiente todos los aspectos seleccionados.

Es en este momento, en el que intervienen las Inteligencias Múltiples, la metodología utilizada (gamificación, aprendizaje cooperativo, etc) y aspectos como la taxonomía de Bloom que me ayudan a garantizar que los alumnos pasan por todos los procesos cognitivos a lo largo de las diferentes actividades.

Sería un tema para otro post, pero intento tener una rutina en mis sesiones, por lo que las actividades que diseñe, irán respetando esta rutina siempre que pueda.

7. Programar la evaluación.

Finalmente, y aunque la evaluación daría para varios post monotemáticos, os dejo simplemente una apreciación. En mis primeros años, tenía la mala costumbre (que me consta que conservan muchos compañeros de profesión) de trabajar toda la unidad, y cuando se acercaba el final, pensar en cómo evaluarla. Esto conlleva varias cosas que a mi juicio son negativas: no se evalúa el proceso sino el momento final, se suele evaluar sólo los contenidos, no se hace una evaluación competencial ni aplicada a ningún contexto, requiere una excesiva carga de trabajo acumulada en un corto espacio de tiempo.

Desde hace unos años, intento siempre programar la evaluación. De manera que voy eligiendo aquellas actividades que me pueden ayudar a evaluar la udi en el momento en que se realizan. De esta manera, especifico en la sesión si es o no de evaluación y qué aspectos y con qué instrumentos los voy a evaluar.

Tener prevista la evaluación te permite hacerlo durante las propias actividades. Si vas a realizar un debate y tienes previsto evaluar la expresión oral, podrás preparar con anterioridad la rúbrica para evaluarlo, y estarás pendiente durante el debate a evaluar esos aspectos.

Por ejemplo en matemáticas, en lugar de hacer una prueba final de cálculo, puedes ir evaluando cada vez que hagas actividades de cálculo a algunos alumnos, pasando por los grupos, cuando salen a la pizarra, etc…

Así con prácticamente cualquier aspecto.

Te permite igualmenete, evaluar en más de una ocasión los aspectos para tener en cuenta la progresión del alumno. Igualmente, te aporta información del proceso, las dificultades que surgen para ir modificando y adaptando las actividades previstas a lo que vas observando.

Además, y a veces es lo más goloso, reduce el número de libros, cuadernos y pruebas escritas que te llevas a casa (o en el cole) para corregir, puesto que la mayoría de indicadores los has evaluado de manera oral o mediante observación dentro del aula, mientras los alumnos trabajan.

Esto permite también cumplir con el carácter formativo de la evaluación, es decir, que sirva para el aprendizaje. Los alumnos pueden conocer previamente de qué y cómo van a ser evaluados, y mejorar cuando comprueban en qué están fallando, sin que sea demasiado tarde para ello.

Finalmente, otra ventaja es que, como los alumnos son evaluados durante el trabajo normal de clase, se reduce el estrés frente a las pruebas de evaluación que a veces sufren los alumnos y que les hace disminuir su rendimiento.

Conclusiones

Mi proceso para programar es bastante largo y complejo. No obstante, es fruto de nueve cursos mejorando aspectos y aplicando lo que voy viendo y aprendiendo de otros compañeros.

Cuando estás varios cursos en el mismo nivel e impartiendo las mismas áreas, como es una programación que ha nacido 100% de ti, puedes reutilizarla adaptando pequeños cambios sin necesidad de repetir todo el proceso cada curso. Esto no significa que todos los años hago lo mismo, sino que no estoy siguiendo un guión de una editorial, sino un programa muy trabajado y reflexionado, que conozco perfectamente porque está hecho por mi, y que me resulta más sencillo adaptar a las necesidades que detecto en los alumnos a medida que las voy detectando. En los casos de profes que cambian de centro, como la programación parte del currículo y no de la editorial, es fácilmente exportable de un centro a otro siempre que nos movamos dentro de la misma comunidad, y por lo tanto del mismo marco normativo.

Termino tal y como empecé. Este es mi método a día de hoy. Seguramente os aporte ideas, y muy posiblemente no os valga tal cual a vosotros. Si me preguntáis dentro de un curso o dos, seguramente ya no sea el mismo, pues siempre va evolucionando.

¿Qué método de trabajo tienes tú? ¿Se parece al mío? Me encantaría leerte en los comentarios.

Un comentario sobre “¿Cómo programo yo en Ed. Primaria? – Andalucía

Agrega el tuyo

  1. Muchísimas gracias por compartirlo. La verdad es que me parece muy interesante el planteamiento que haces para programar, y en cuanto a la evaluación estoy totalmente de acuerdo, el objetivo es enseñar/que aprendan, ante todo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: