Las emociones en mosaico – HopToy´s

Hoy vengo a hablaros de un material didáctico y lúdico para trabajar las emociones tanto en casa como en el aula.

1Me llegó no hace mucho este juego de Hop´Toys y creo que es la exusa perfecta para hablaros un poco de uno de los temas que más me apasiona, la educación emocional.

Cuando hablamos de educación emocional, debemos tener en cuenta que este, es un “concepto” muy amplio. En él se engloba desde la conciencia emocional (conocimiento, reconocimiento y comprensión de las emociones) hasta las habilidades sociales, pasando por la regulación y autonomía emocional, la competencia social y para el bienestar.

Por norma general, nos enfocamos en trabajar la conciencia emocional queriendo realmente abordar la regulación y autonomía emocional. Es decir, no es lo mismo conocer la alegría y ponerle nombre o reconocer cuándo estoy alegre, que saber qué hacer con esa alegría.

Por lo tanto, partimos de la base de que un buen trabajo de la educación emocional, conlleva en primer lugar saber de lo que estamos hablando y después, pasar por todas estas competencias emocionales, haciendo realmente un trabajo integral en ese sentido. Si queremos hacer un buen trabajo en este ámbito, no podemos limitarnos a leerles a nuestros alumnos y alumnas cuentos que hablen de emociones y quedarnos ahí. Eso sería muy superficial.

En este sentido, y sin alargarme mucho, debemos aprender a diferenciar los recursos según qué parte de esa educación emocional nos ayuda a trabajar.

Las emociones en mosaico, es un juego que podríamos ubicar en el bloque de la conciencia emocional, puesto que nos ayuda a dar nombre a las emociones, tomar conciencia de nuestras propias emociones y saber reconocerlas en nosotros mismos y en los demás.

El juego.

2El juego consta de 12 imágenes en mosaico, de rostros que expresan diferentes emociones. Junto a estas imágenes, dos soportes con las rejillas para encajar las piezas del mosaico que a modo de puzle, forman el rostro.

El material con el que está elaborado es de muy buena calidad, y aunque contiene muchas piezas, no son demasiado pequeñas como para poder ser un “peligro” para los alumnos. De hecho, los fabricantes lo consideran apto a partir de tres años.8

La dinámica consiste en formar el rostro de cada una de las emociones. No obstante, encuentro que puede tener muchas variantes que nos ayuden a trabajar más en profundiad.

A mis alumnos más pequeños les ha encatado el juego. Por ello, os cuento un par de actividades que creo que pueden sacarle mucho partido.

Puedes encontrar el juego en la web de Hop´Toys
junto con toda la información haciendo clic en la imagen.

hoptoyses-logo-14652017133

Actividad 1 – Presentar las emociones.

10El juego puede utilizarse cuando presentemos cada una de las emociones. De esta manera, podrán acercarse de manera lúdica a las diferentes emociones.

Al trabajar por ejemplo el miedo, podemos formar el mosaico con el rostro que representa esta emoción.

En este sentido, estaríamos trabajando la formación de vocabulario emocional, ponerle nombre a las distintas emociones.

Actividad 2 – Reconocimiento de emociones.

5El rostro es el espejo del alma dice el refrán. En nuestro rostro, expresamos nuestras emociones, y en el de quienes nos rodean podemos identificar cómo se sienten.

Utilizar las piezas del mosaico para ver cómo cambia una expresión si cambiamos la posición de las cejas, los ojos, la boca… puede ayudar mucho a los alumnos a identificar en sí mismos y en los demás cada emoción.

Preguntas como ¿Esta boca es de alegría o de sorpresa? ¿Estos ojos son de tristeza o de enfado? y un largo etcétera puede ayduarles a ir reconociendo en los demás las emociones.

Un espejo en clase, para que ellos se observen e intenten expresar con su rostro cada una de las emociones, también ayudaría a sacarle mayor partido.

Una vez que identificamos la expresión de las emociones, podemos pasar a trabajar qué situaciones nos causan cada una de las emociones, o qué necesitamos cuando nos sentimos tristes, enfadados o alegres.

Valores como la empatía, van de la mano con todo este tipo de trabajo, pues cuando se qué necesito yo cuando siento asco, miedo o sorpresa, puedo llegar a comprender qué necesitará mi compañero cuando se siente así.

El siguiente paso, sería empezar a trabajar la gestión y regulación de las emociones, pero para ello, es fundamental este primer momento en el que las conocemos y las reconocemos en nosotros y en los demás.

9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: