Soy maestro y hago lo que puedo.

Hacía no sé cuánto tiempo que no me paraba a escribir una entrada en el blog, y mira que escribir es algo que me encanta. Soy de quienes cogen el folio en blanco (en este caso el post en blanco) y empiezan a escribir o teclear a ver qué sale. Sin mucha estructura ni planificación previa…

¿Y sabéis por qué hace tanto que no escribo? Porque de alguna manera, me estaba contando que si no escribía un post perfecto, si no tenía una idea brillante, si no iba a contar algo al mundo que les cambiara la vida prácticamente, entonces no valía.

De alguna manera me estaba contando que si lo que hago, no lo hago perfecto, entonces no valía. Al final me estoy contando que si no soy perfecto, no valgo.

El crecimiento y la mejora continua están bien, de hecho me hicieron llegar a donde estoy hoy (sea donde sea eso) y me harán seguir llegando a lugares nuevos, tanto que algunos no soy capaz aún de imaginar.

Pero con todo eso de bueno, es un arma de doble filo que puede paralizarme y estancarme. Porque en esa mejora continua no me doy cuenta a veces, que hago lo que puedo.

Me encantaría tener algo superespecial que escribir y la verdad es que a veces no tengo una idea revolucionaria. Quizá mi idea para ti si sea valiosa, pero al yo estar buscando la superidea, esta la estoy despreciando como mediocre.

Soy un apasionado de los proyectos y eso no quita que mi realidad solo me permite hacerlo en verano. Hago lo que puedo y está bien así. Estoy haciendo mucho más así que si esperase a poder trabajar 100% como me gustaría.

Me encantaría tener mil recursos en clase para enseñar siempre de una forma divertida, lúdica o motivadora, y también tengo el tiempo que tengo y a veces no puedo crear o descargar esos recursos. Hago lo que puedo y está bien así. Cada vez que consigo trabajar de la manera en la que me gusta hacerlo es un logro más, y hago más así que esperando a poder trabajar siempre de esa manera.

Me encantaría tener un blog en el que cada semana subiese un nuevo post, que os tuviese a todos esperando que llegase X día para recibir la newsletter con el nuevo post. Y también es cierto que elegí ser emprendedor y mi tiempo al final de cada día me sale a devolver. Hago lo que puedo y logro más permitiéndome hacerlo así que esperando a poder escribir uno a la semana para empezar a publicar.

Si como yo tienes en el perfeccionismo tu talón de Aquiles hoy puedes unirte a mí en este ejercicio. Porque esto no es un post. Es un ejercicio compartido en el que me doy permiso para ser tal y como soy, para hacer lo que puedo y decirme que está bien así.

Porque al final, la experiencia lo que me dice es que “mejor hecho que perfecto” y sobre todo que esa idealización de la idea perfecta o el modo perfecto de hacer las cosas es como el horizonte, que siempre seguirá alejándose a medida que caminas hacia él.

Y sí, a veces hago fotocopias a fichas porque no me da la vida. A veces improviso clases porque no me dio tiempo a prepararlas. A veces mis clases no se parecen a como me gusta educar. A veces no soy el profe divertido que mis alumnos disfrutan. A veces, y cuando digo a veces quiero decir muchas veces, no estoy siendo quien quiero ser, pero sigo creciendo y estoy cada día más cerca de esa versión de mí que coloqué en el horizonte y a la que me sigo acercando.

Porque sí, soy maestro y hago lo que puedo.

Y está bien así.

,

4 respuestas a «Soy maestro y hago lo que puedo.»

  1. Avatar de Carolina
    Carolina

    Hola Pedro por acá también hacemos lo que podemos. Me gustó mucho tu post de hoy… Es la realidad de muchas docentes, trabajo , casa , hijos, cuentas que pagar y siempre..siempre antes de dormir hay un lugar de pensamiento para ese estudiante que sabemos que la está pasando mal. Y muchas veces la clase que dimos no es lo que queríamos,pero estamos atravesados por muchas aristas , también está lo administrativo en la escuela que nos lleva muchooo tiempo y a veces queda poco tiempo para lo pedagógico.
    A veces te encontras con estudiantes que vienen de selvas impenetrables, que tienen sobre edad, que fueron invisibles por mucho tiempo, que llegas a tu casa con el corazón partido .. yo diría que se hace lo mejor que se puede. Porque lo que puedo siempre viene con un poquito más.

    1. Avatar de Blog de un maestro

      Así es, son muchos los frentes a los que atendemos y hacemos lo que podemos, lo mejor que podemos.

  2. Avatar de Estefanía
    Estefanía

    Qué bien me ha venido leer esto, precisamente hoy. Gracias.

    Soy maestra, soy mami y hago lo que puedo.

    Y está bien así.

    (Me lo repito a mí misma varias veces).

    1. Avatar de Blog de un maestro

      Ya somos dos los que nos lo repetimos, como un mantra: y está bien así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *